¿Os habéis fijado en que ahora casi todas las líneas de cosmética tienen algún producto con este ingrediente? Creo que pocas marcas quedarán en el mercado que no tengan, al menos, un producto con carbón activado, y lo cierto es que no me sorprende. Este ingrediente de color negro negrísimo tiene tantas propiedades, tantos activos y tantas cosas que no sé ni por dónde empezar a contaros. Se utiliza para infinidad de cosas, para purificar aguas, para uso médico, para uso veterinario, para filtros de purificación de gases... Como agente absorbente sirve para tratar casos de intoxicación, por ejemplo. Se puede encontrar en cápsulas, tabletas, polvo... En este caso hablaremos del formato de carbón activado en polvo.

¡DATO IMPORTANTE!: Nunca, repito, NUNCA lo confundáis con el carbón normal, el de hacer barbacoas, por ejemplo. Esto es muy importante, ¿ok?.

Volviendo al tema que toca, ¿por qué el uso del carbón activado ha pegado tan fuerte en el mundo de la cosmética y bienestar? Pues veréis, al ser un ingrediente con una gran capacidad de absorción, una de sus principales propiedades es la sebo reguladora, ya que sus activos absorben las toxinas y grasas, y le devuelven a la piel su aspecto más natural. Esto lo convierte en un aliado indispensable para las pieles grasas y/o con tendencia acnéica. Se pueden hacer infinidad de cosas con él: mascarillas, jabones para limpieza facial, tónicos, champú... y pasta de dientes. Sí, habéis leído bien, pasta de dientes. Es un blanqueador maravilloso, y combinado con otros activos podemos obtener una sonrisa blanquísima.Si tenéis curiosidad, también podéis encontrar por internet millones de recetas con carbón activado para batidos detox, es muy beneficioso para el organismo y va muy bien para los gases estomacales.

En Sibil·la BCN lo tenemos como uno de nuestros indispensables y le daremos muchísimo uso para crear distintas cositas :) ¡Feliz lunes! 

Ruth.