Estas pequeñas semillas finas y negras no son tan conocidas o habituales como parece. Su uso principal recae en muchas recetas de cocina, como por ejemplo en tartas, una muy típica en Polonia es la "makowiec" y básicamente está llenita llenita de semillas de amapola. Por suerte, poco a poco van llegando más y tenemos mayor acceso a estas semillas, las cuales son maravillosas a la par que terroríficas. ¿Y eso por qué? pues porque hay unas dosis recomendadas que no deben sobrepasarse si no queremos, digamos, liarla. Y es que las semillas de amapola, si no vamos con cuidado, pueden sentarnos mal. Hay que tener en cuenta que esta planta se emplea para hacer opio y/o heroína, lo cual nos da una idea del potencial que tiene según el uso que le demos. Pero tranquilidad y calma, que no es tan fácil y además aquí lo vamos a utilizar de forma responsable, pues son más los beneficios que su parte "mala", pero sí quería escribir esto para que tengamos todos un poquito de sensatez a la hora de trabajar con estos productos, de ingerirlos o de cocinar con ellos. Así pues, repito: sensatez.Dicho esto, vamos a ver algunas cosas que nos aportan estas semillas:

  • Fuente de proteína, fibra y minerales.
  • Ayudan como expectorante.
  • Reducen el estrés, calman los nervios y ayudan a dormir gracias a ciertos alcaloides.
  • Contienen Omega 3 y Omega 6.
  • Propiedades antioxidantes.
  • Contienen calcio y cobre.

Como podéis ver, son múltiples los usos que podemos darles y a modo personal, acostumbro a añadir una cucharadita a los batidos, al yogur, incluso cuando hago bizcochos o para decorar el pan.¿Pero hemos venido aquí a hablar de cocina o qué?, sí y no, nunca está de más saber qué podemos hacer con estas cositas, ¿no?. En Sibil·la BCN me ocuparé de sacar todo el provecho tanto de las semillas como de su aceite puro, porque viendo los beneficios que aporta, será un ingrediente bastante esencial en las formulaciones. También debo añadir que gracias a que las semillas son muy pequeñitas y suaves, son un ingrediente perfecto para exfoliar las pieles más sensibles y con tendencia a irritarse fácilmente, por tanto, combinadas con ingredientes como la avena o la caléndula podemos crear algo realmente bueno para todas esas pieles reactivas. 

Así pues, ¡a seguir manos a la obra para que Sibil·la BCN vaya tomando forma! 

Ruth.